Molino de viento.

La fuente de energía eólica es el viento, o mejor dicho, la energía mecánica que, en forma de energía cinética transporta el aire en movimiento.

La Tierra recibe una gran cantidad de energía procedente del Sol. Esta energía, en lugares favorables, puede ser del orden de 2.000 Kwh/m2 anuales. El 2 por ciento de ella se transforma en energía eólica con un valor capaz de dar una potencia de 10E+11 Gigavatios.
En la antigüedad no se conocían estos datos, pero lo que sí es cierto, es que intuitivamente conocían el gran potencial de esta energía.

Así como los molinos de agua tienen paletas para desarrollar fuerza, los molinos de viento utilizan aspas. El modelo clásico consta de cuatro aspas; la fuerza que el viento ejerce sobre las aspas se transforma en una fuerza más potente en el eje central. Una serie de engranajes cónicos y dentados transmite esta fuerza, que usualmente hace girar una piedra de molino. La energía del molino de viento depende de la velocidad del viento que choca contra las aspas, y de la superficie que éstas ofrecen al viento.

 El primer molino de viento fue ideado por Herón ( 20 a 62 d. C.) y servía para mover los fuelles de un órgano.

Los persas, a partir del siglo VII, ya poseían molinos para riego y molienda, formados por alas montadas sobre un palo vertical, cuyo extremo inferior movía una molienda. Estos molinos se difundieron por los países árabes y fueron llevados a Europa por los cruzados. Entre los siglos XI y XIII se difundieron por Europa. A nuestra Mancha llego en 1575

 

Composición y Elementos del Molino de Fuente el Fresno


Su construcción, de profunda y bella composición, aparece sobre un cerro estratégicamente situado; en la eterna búsqueda del viento, eje fundamental de su existencia. Para su edificación hay que tener en cuenta, en primer lugar, la nivelación del suelo. Si ésta no es óptima para la utilización de los elementos exteriores del molino, se procede a igualar el terreno a base de escombro, protegido en su base exterior por medio de un muro circular que se inclina hacia el interior conforme se elevan los paramentos, pero siempre manteniendo la misma forma y distancia, 9 metros en relación al círculo del molino. A veces, dependiendo del desnivel, se hace necesario el reforzamiento del parapeto mediante estribos, con la intención de una mejor conservación, pues las piedras se superponen sueltas, sin ningún tipo de argamasa que las proporcione una mayor conexión. Sobre esta explanada artificial se extienden a 6 metros del molino, los hitos de amarre. son un total de nueve piedras, que distan una de otra 5,5 m. Están semienterradas, sobresaliendo lo suficiente, unos 40 cms., para el amarre del borriquillo. Este consta de un cilindro de 25 cms. de diámetro por 95 cms. de altura, seccionado por dos mesetas, una en la parte superior y otra en la inferior, con 1,8 m. de longitud, 20 cms. de ancho y 80 cms. de alto. En la junta de la meseta con los arbolillos, nace una rienda que se aferra a los hitos de amarre. La meseta inferior se apoya en dos patillas, de 2,5 m. de longitud, que se juntan en ángulo, adhiriéndose al hito de amarre, en un intento de asegurar bien su sujección. En la parte superior del cilindro del borriquillo se introduce la manivela que tiene 1,75 m. de largo. Su giro permite que se enrolle la cadena que le comunica con el palo del gobierno, que a su vez lleva un agujero para el enganche de ésta. A veces también va provisto de una pestaña para una mejor y más segura fijación, consiguiendo que el giro de la manivela obligue al palo del gobierno a desplazar la estructura cónica del molino, orientando así las aspas frente al viento.

Casi a ras de suelo, un pequeño agujero de 30 cms. de profundidad por 35 cms. de ancho. La razón de esta oquedad es la introducción en su vacío, perpendicular al muro, de un madero grueso, denominado muerto. Su misión está profundamente relacionada con el ascenso de las aspas del molino hasta las cajas del eje. Dicha fase se realiza gracias al giro del cilindro del borriquillo, que actúa sobre las sogas de dos garruchas, una situada sobre el maderamen y otra en la base del punzón o pijote. Gracias a las maromas, con las que se hacen tres lazos en cada palo, uno en cada extremo y otro en el centro, se produce la elevación del velamen, soltándose los lazos desde abajo, según se van sujetando los palos en el eje. Una vez finalizado este proceso, sólo queda la acuñación de las velas. Esta actuación se lleva a efecto estando el molino orientado a poniente.

Las aspas son dos, formadas a su vez cada una por dos velas que se fijan en la cabeza del eje, en un ángulo que puede alcanzar los 15 grados. Para una mayor sujección no están unidas, pues el roce tendería a desarmar el sistema de cuñas, sino colocadas una por delante de la otra, a una distancia de 15 cms. Cada aspa está formada por un palo largo y fuerte llamado vela, que va desde la extremidad libre del aspa hasta 1,50 metros del eje, en el que se fija mediante cuñas.

Cada vela mide 7,90 m. Y 2 m. de ancho, a lo que sumado el grosor del eje (50 cms.) da un total de 16,30m.

Las dos velas van unidas por fuertes pernios o otro palo igual, más grueso, llamado macho. Este tiene una longitud de 11 m. Sobre ambos va un mástil algo más corto (7 m.) Llamado remacho. Los tres bien encajados atraviesan por ambos lados el eje. La madera utilizada para las tres piezas que constituyen las velas es de álamo negro.

Para la sujección de las lonas, que luego serán las encargadas de recibir el aire y transmitir su fuerza al eje, nos encontramos con cinco filas de listones (contando el central) que atraviesan las velas en la sección longitudinal, y 15 en la transversal, aunque esta última puede variar su número. Son realizados sobre madera de pino. Estos listones reciben el nombre de telera y presentan un grosor aproximado de 5 cms.

Su estructura total, que alcanza una altura de 11 m., se puede descomponer en dos secciones muy diferenciadas. La primera cilíndrica, representando el elemento sustentante por antonomasia, alzándose directamente sobre el conjunto rocoso hasta los 8 m. La segunda, constituida por la parte cónica, tiene una altura media de 3 m.

En lo que respecta a la estructura cilíndrica, muestra una fachada exterior trabajada en piedra, con las juntas de unión a base de mortero de cal y arena. El interior se recubre con un enlucido de yeso. 
El diámetro total del molino tiene unos  6 m., pero no deja de ser una medida poco fiable, pues se trazaba de una forma sencilla y pintoresca: un palo vertical servía de eje a un cordel que dibujaba una circunferencia a su alrededor, con la que una pequeña oscilación sería normal dentro de su composición total.

El diámetro interior de las plantas varía ligeramente de una a otra, pero no por falta de cálculo, sino como necesidad constructiva. Mientras que en la primera estancia el muro alcanza y a veces supera el metro de espesor, en la tercera puede tener 70 cms. Desde el primer piso, que presenta 4 m. de diámetro al tercero en el que se llega a 6 m., se ha producido un lento pero progresivo ensanchamiento del espacio habitable en detrimento del grosor del muro exterior. Esta irregularidad surge con motivo de la necesidad de proporcionar mayores dimensiones a la planta que más está necesitada de ello, al encontrarse allí toda la industria fundamental del molino.

 

La puerta de acceso es de una hoja y estará orientada al sur, por presentar un clima más cálido. Si se compara con la voluminosidad del conjunto, presenta unas dimensiones reducidas, 2 m. de alto por 1,15 m de ancho. Está fija en el quicio interior, lo que la hace menos vulnerable. Parece ser que las más antiguas eran denominadas "quicialeras" por estar sujetas y articuladas mediante bisagras, en un fuerte larguero adosado a uno de los costados de la puerta. Este sobresalía más de una cuarta por encima de la entrada, formando un espigón cilíndrico que penetraba en el quicio empotrado de la pared. Estas puertas se abren hacia el interior, contra la muralla de la izquierda, enfrente de una escalera de caracol que recorre el molino pegada al muro en su lado derecho, presentando un total de 26 escalones de 18 centímetros de altura cada uno. Sobre los peldaños se colocaban verticalmente los costales, aprovechando al máximo el poco espacio disponible.

Las plantas de los dos primeros pisos presentan una altura media de 2 m. y en sus suelos aparece la típica losa de barro. El peso de la segunda planta recae sobre nueve vigas de madera, con intervalos de una a otra de 35 cms., espacio que es cubierto y embellecido con las típicas bovedillas manchegas.

La primera estancia, también conocida por "caídas", es el último recinto donde se produce la mutación del grano en harina. Allí se encuentra, el canalón y el contrapeso del alivio. El primero permite la salida de la harina de pitos, regulada a través de una pequeña palanca, que hace más fácil el depósito final del grano en los costales allí preparados. El segundo, de forma ovoidea y con un peso de 5 k., esta íntimamente relacionado con el grosor de la molienda. Además, en este habitáculo hay un pequeño pesebre para el borriquillo del molinero.

A través de la escalera se asciende a la segunda planta, conocida por camareta. Su misión principal es la recogida de harina de titos. En esta estancia existe una alacena empotrada en un muro, que se utiliza para guardar las herramientas y los diferentes aperos del molino. En la pared del mediodía hay una pequeña ventana sobre la misma puerta; a sus pies, unos tablones desmontables sirven de trampilla a la vez que tapaban el vano utilizado para subir y bajar las piedras de moler. Tiene 1,90 m. de ancho por 55 cms. de largo. En la planta superior existe otra comunicación similar, aunque presenta unas dimensiones mayores (2 m. de longitud por 1 m. de ancho).

En la techumbre de la camareta se encuentran los marranos, dos enormes vigas de madera sin tallar, apreciándose las formas y arrugas primitivas de los troncos. Van de un lado a otro de la pared, introduciéndose en los muros del molino y representando el elemento sustentante de todo el eje central de la maquinaria que se alza en la planta superior. Sobre los marranos aparece el techo que soporta el tercer piso, diferenciándose con el de la planta inferior por sustituir las bovedillas y el maderamen perfectamente cortado, por la reutilización de viejas maderas en desuso, generalmente machos y remachos que proporcionan una mejor y mayor resistencia a la maquinaria que soportan.

Continuando por la escalera se accede a la tercera planta, también denominada "moledero" o habitación de las piedras.Este habitáculo, al aprovechar parte del muro exterior, alcanza unas proporciones mayores (5 m. de diámetro). A un metro de altura se abren un total de 8 ventanillos empotrados en el centro del muro. Tienen 22 cms. de alto y 24 cms. de ancho, y son el fiel testigo de los diferentes vientos que penetran en el molino (Abrego, Abrego Hondo, Cierzo, Solano, Matacabras, Villacañero y Toledano). En cada lugar, el desarrollo de las particularidades climáticas tiene una profunda trascendencia, sobre todo cuando el trabajo está en una estrecha relación con su actuación. Una vez conocida la dirección del aire, la sección cónica será hacia allí orientada, con la intención de que el movimiento de las velas repercuta en la maquinaria interior del molino.

Por encima de los ventanillos, aproximadamente a 1,70 m. del suelo, en la cúspide del cilindro, sobre el centro del muro, un anillo de madera de álamo negro, cuidadosamente ensebado, circunda el diámetro del molino. Sobre este maderamen descansa toda la estructura cónica, al tiempo que permite todos sus giros. Por encima de este anillo, que tiene 10 cms. de alto por 20 cms. de ancho, se alza el crucero del telar, formado por cuatro vigas sumamente gruesas, realizadas sobre pino de Cuenca. Su longitud es de 5,50 m. y sobresale de la estructura cilíndrica para unirse a la sección cónica movible. Las cuatro madres principales van entreladas por dentro con otras vigas del mismo grosor, aunque su largo de 1,55 m, finaliza en las juntas de las primeras, con la idea de formar el círculo básico del telar.

En la parte posterior y anterior del eje, como elementos sustentantes, pero sin actuar como frenos, se encuentran las piedras rebote y bóllega. Estas a su vez descansan sobre unas maderas clavadas en las madres.

La primera (piedra rebote), presenta todas sus caras planas, excepto la superior, donde aparece una escotadura en su mitad (aprox. 25 cms.), en forma de media luna. Su misión es servir de tope y asiento a la parte ulterior del eje. Sus dimensiones son 50 cms. de ancho y 55 cms. de alto. Finalmente, la hendidura realizada para su introducción en el extremo del eje alcanza los 26 cms.

La segunda piedra (bóllega), como en el caso anterior, presenta una fisura en forma de media luna, pero aquí continúa a lo largo de toda la masa de modo ascendente, de dentro a fuera, sin ningún tope, ya que tiene que permitir la salida del eje al exterior de la estructura cónica. Mide 80 cms. de alto, 60 cms. de ancho y 30 cms. de grosor. 

A ambos lados aparecen dos pequeñas ventanas de forma trapezoidal desde donde se acuñaban las aspas.

La cubierta será de zinc, habiendose sustituído con el paso del tiempo al modelo más tradicional, formado por tres hileras verticales de tablones de madera. La estructura cónica de todo el cuerpo sólo es deformada por la salida del eje y su apoyo, la piedra bóllega.

Otro elemento importante en el entramado giratorio es el fraile, compuesto por un palo grueso de álamo, que presenta en su coronación la forma puntiaguda. Tiene aproximadamente un metro de largo y 30 cms. de diámetro. Además de unir las plumas (20 pequeñas varas que mantienen en perfecto estado la forma del cono) en su cuerpo, sujeta, gracias a una hendidura, al palo de gobierno. Este sale por debajo de la cubierta a la que se engancha por medio de unos fuertes tirantes, además de otro apoyo sobre la piedra rebote, hasta encontrarse con el borriquillo, única sujección exterior del maderamen. Este es un eje de fundamental importancia, gracias al cual se mueve, por desplazamiento sobre el anillo, todo el armazón cónico. Puede alcanzar los 14 ó 15 m., necesitando para su perfecta conservación la utilización de una madera fuerte, como el álamo negro.

El eje, realizado sobre pino de Cuenca, presenta una circunferencia sumamente diferenciada, adaptándose con facilidad al área que ocupa. En la zona de despunte, donde se une a la piedra rebote a través de 3 láminas de hierro que circundan el maderamen en forma de cazuela, alcanza un diámetro de 23 cms. Después, cuando logra el grosor óptimo puede presentar los 55 cms. La instalación del conjunto del eje se realizaba por la tronera, en dirección oblicua, de arriba a abajo, atravesando todo el telar. A lo largo de su recorrido, hasta la piedra rebote lleva una serie de abrazaderas de hierro con el ánimo de sujetarle a su base, pues los diferentes cambios del viento, cuando está el velamen extendido podrían arrancarle de su sitio.

Tiene una longitud desde la piedra rebote hasta donde engarza con la rueda catalina de 2,53 m., realizándose la fusión de ambos elementos, claves en el entramado técnico, por medio de unas hendiduras de 37 centímetros de largo, realizadas sobre el eje para el cruce del aspado. El siguiente rebaje en la barra central se produce cuando entra en contacto con la piedra bóllega, que se efectúa por medio de unas láminas de hierro que fuerzan la madera como en el área del despunte. Hasta este punto, la longitud total es de 4,86 m., a la que hay que sumar los 50 cms. del apoyo del eje antes de salir de la estructura interior del molino. En el exterior de la cubierta cónica quedan 2,10 m., de los cuales 100 cms. serán atravesados por el aspado de las velas.

En el centro del conjunto analizado con anterioridad, habíamos dejado la rueda catalina, corazón del molino de viento. Situada en la vertical, se adapta a la inclinación del eje, formando un ángulo aproximado de 8 a 15 grados. Esta rueda se compone de dos circunferencias, la exterior, con un diámetro de 2,65 m., un grosor de 26 cms. y un ancho de 24 cms. Está horadada en la zona de contacto con el husillo de la linterna por un total de 40 vanos recubiertos posteriormente por un número igual de dientes en forma de cuñas, que sobresalían por ambos lados de la rueda. Estos suelen tener 8 cms. de alto por 5 cms. de ancho. En la zona de roce con la linterna están protegidos, por lañas de hierro. Por el otro lado de la rueda, los dientes son asegurados por unas pequeñas astillas de madera. La circunferencia interior está a 30 cms. de la exterior, unidas a su vez por una estructura cuadrada y ocho zoquetas a modo de radios y en grupos de dos. Esta rueda interior tiene un diámetro de 1,55 m. y un ancho en su cara exterior de 23 cms. La distancia que presente hasta el eje es de 40 cms., donde se junta su aspado con unas cuñas de fijación.

La rueda catalina tiene un freno, de madera de fresno, dividido en varias unidades diferentes, para proporcionarle así una mayor independencia, al tiempo que intenta no molestar el movimiento circular de la rueda. Se alza todo él encima de las madres, uniendo sus diferentes partes por unas pletinas de hierro. Su funcionamiento se pone en marcha al tirar, desde la tercera planta, de una cadena que levanta un madero, que a su vez está en comunicación y contacto con otro más grueso, el cual aproxima la moldura con la que se frena la rueda catalina. el segundo maderamen está dotado de dos pesas (hexagonales), para que una vez que se deja de accionar la palanca del freno, pueda volver con más facilidad a su posición inicial.

La moldura circular que se adhiere a la rueda de aire y actúa de freno, tiene cinco pequeñas cadenas a lo largo de su circunferencia, para impedir que abandone la posición que ocupa.

A través de su dentería, la rueda catalina transmite su movimiento en la linterna. Esta tiene forma cilíndrica, con un diámetro de 45 centímetros y una altura de 70 cms. Se compone de dos partes esenciales, la propia linterna, realizada en madera de álamo negro, y los husillos, de encina, ocho pequeños pivotes verticales (20 cms. de longitud y 6 cms. de diámetro) con sus respectivas hendiduras, donde se fijaban los dientes de la rueda de aire. Además están dotados de dos pletinas de hierro cada uno, para proporcionarle una mayor resistencia. La linterna está situada verticalmente sobre el complejo montaje de las piedras molederas. Actuando como eje tiene una barra metálica que penetra en su parte superior, por medio de un entramado en forma de diente en un maderamen de 2,5 m. que se apoya sobre las madres. Su parte inferior, además de soportar el peso de la linterna, gracias a su forma cuadrada, permite un lento pero eficaz golpeo sobre la canaleja, para que ésta, a su vez, alivie la caída del trigo de la tolva a la piedra. Este eje continúa por debajo de la labrija, hasta el guijo del barrón de la linterna, donde se pone grasa para evitar que con el movimiento y roce se produzca un posible encendido.

La bancada de mampostería que existe en el centro de la estancia, con 45 cms. de altura, presenta en la zona de contacto con la linterna, un hueco de 32 cms. de diámetro por donde se produce la caída del grano. Sobre este pequeño muro se enlaza con yeso la piedra solera, y encima de ella la volandera, que como su propio nombre indica, giraba sobre la primera. Estas piedras son de pedernal, y están formadas por tres o cuatro fragmentos unidos por una abrazadera de hierro. Miden 1,80 m. de diámetro por 25 cms. de grosor. Las piedras en la zona más próxima al eje van picadas con un rayado denominado pechos, que tiene forma de abanico y es el que determina que la molienda sea más gruesa. El área más cercana al contorno de la piedra, donde la moledura se hace más fina, es denomina fiarte.

Dependiendo de la proximidad de las piedras entre sí, o de si se trata de sentar o elevar a la volandera, llevan en el hueco de la bancada como una traviesa perforada en su centro, para que el eje de la piedra solera se acuñe en su parte inferior en una especie de cojinete con tres vástagos, que se juntan o separan para empujarle.

La traviesa antes comentada, va unida al caballo, y éste a su vez al alivio, el cual por medio de unas cuerdas se comunica con el primer piso, muy cercano al canalón de la harina, sirviendo para regular desde allí el grosor de la molienda.

Las piedras van cubiertas en todo su contorno por una estructura de esparto que se cierra en uno de sus lados por medio de seis anillos, tres en cada banda, unidos por un pequeño eje de madera. La finalidad de este "guardapolvos" era que toda la harina fuese al canalón que la conducía hasta los costales, situados en la primera planta.

Apoyados en la bancada se encuentra el banquillo, un bastidor con cuatro patas, que asegura su apoyo por medio de cuatro maromas, que le protegen del movimiento de oscilación producido por el roce del eje de la linterna con el canal de la tolva.

A los pies de la bancada, hay dos escalones (20 cms. de alto cada uno) que tenían una doble finalidad, servir de ayuda a la rueda catalina, y como apoyo del molinero para poder descargar con más facilidad sobre la tolva. Esta es una especie de cajón en forma de embudo, de 60 cms. de lado, con un registro en su fondo, para controlar la salida del grano hacia el canal que vertía en el centro de las piedras moledoras.

 

Proceso de puesta en marcha y funcionamiento de toda la maquinaria que hace posible la trituración del grano:

Una vez comprobada la intensidad del viento y su dirección, que se realiza por medio de los ventanillos que rodean al molino en la tercera planta, se procede a situar de cara, en ese mismo rumbo a la estructura cónica. Toda esta activación, como ya ha sido comentado, se efectuaba gracias al movimiento de rotación de la sección móvil sobre la cilíndrica. Acto seguido se colocan las aspas en forma de cruz latina para subir con mayor facilidad las lonas, que posteriormente eran perfectamente amarradas a los listones. Una vez dispuesto el conjunto exterior, se procede a retirar las cadenas y a levantar el freno que interrumpe el movimiento de la rueda catalina. Esta a su vez, cuando entra en funcionamiento acciona la linterna y su eje, el cual estaba dividido en cuatro lados o caras, lo que incide directamente en el trigo de la tolva que se desliza hacia las piedras moledoras, donde será triturado. Una vez transformado baja a la segunda planta por unos canales, penetrando en el tamiz hexagonal que será el encargado de separar la hoja de la harina. Después por medio de otros conductos, finaliza su proceso en la primera planta, última etapa de toda la transformación del grano, donde la harina se recoge en costales, y en sacos la hoja o salvado.






Descripción de las piezas del molino de viento y Dibujo  Esquemático


 


1. LONA: generalmente de algodón. Tienen 5,5 m. de longitud y 1,70 m. de ancho. son las que transmiten directamente la presión del viento sobre las aspas. Llevan cosidas cinchas de cuero en sentido longitudinal, con 10 asillas distribuidas a lo largo de la lona, a través de las cuales se pasa una soga corredera, que es la que se sujeta en los extremos libres de los cabrios transversales de las aspas.

2. DENTERIA DE LA RUEDA CATALINA: son un total de 40 dientes que trasladan el movimiento del eje a la linterna. suelen ser de roble y desmontables cuando el roce los desgastaba.

3. GARRUCHA DEL FRENO: polea sobre la que incide directamente la presión del palo de freno para inmovilizar la rueda catalina.

4. PALO DEL FRENO: madero que apoyado sobre la garrucha incide directamente sobre la rueda catalina, frenando su movimiento.

5. MADRE: son un grupo de cuatro maderamenes entrelazados por dentro con otras vitas del mismo grosor. Formando el círculo básico del telar, y descansan sobre el panecillo del telar.

6. PANECILLO DEL TELAR: maderamen que gira sobre el anillo. Sobre éste descansan las madres y a su vez es cumplimentado por el crucero.

7. CRUCERO DEL TELAR: son el conjunto de vigas que apoyadas en el panecillo del telar dan conjunción al maderamen de apoyo de la sección cónica.

8. PUENTE QUE RECIBE EL BARRON DE LA LINTERNA: maderamen grueso, de 2,5 m. que se apoya sobre las madres y permite la sujección en su parte superior.

9. ZOQUETES DE LA RUEDA CATALINA: maderas que cruzan la rueda catalina, co nel ánimo de dar mayor consistencia a todo el entramado giratorio con el eje.

10. UÑA DE FRENO: donde incide directamente el palo del freno. Dependiendo del movimiento del palo del freno, incide con más o menos presión sobre la rueda catalina.

11. ALIVIO: maderamen en contacto con el cordel del alivio y el caballo, y dependiendo de la presión que se ejerza sobre ella será el grosor de la molienda.

12. CABALLO: maderamen en contacto con el alivio. De su movimiento dependerá el grosor de la molienda.

13. TRAVESAÑO: maderamen donde finaliza el eje de la piedra y el puente.

14. PUENTE: maderamen en contacto con el caballo y el travesaño. Su función viene regulada por estos elementos.

15. CORDEL DEL ALIVIO: conjunto de cuerdas que se comunican con la primera planta, muy próximo al canalón de la harina, regulando a través de su presión el grosor de la molienda. Su presión se ejerce directamente al alivio que la transmitirá hasta el travesaño.

16. FRAILE: se compone de un grueso palo de álamo que presenta en su coronación la forma puntiaguda. Tiene aproximandamente 1 m. de largo y 30 cms. de diámetro. Además de unir las costillas en su cuerpo las sujeta gracias a una hendidura en el palo del gobierno.

17. CUBIERTA DE ZINC: cubrición más reciente de la estructura cónica del molino. Sustituyó al modelo más tradicional formado por 3 hileras verticales de tablones de madera.

18. CRUCERO DE LA RUEDA CATALINA: maderamen en forma de cruz que fija la rueda catalina al eje.

19. RUEDA CATALINA O DE AIRE: situada en la vertical de la estructura cónica, adaptándose a la inclinación del eje con un ángulo de 8 a 15 grados.Transmite el empuje de las aspas a la linterna.

20. COSTILLAS: pequeñas varas horizontales que mantienen en perfecto estado la forma cónica de la estructura giratoria. Estas se apoyan directamente sobre las plumas.

21. EJE DEL MOLINO: elemento de fundamental importancia, transmitiendo el movimiento de las aspas a la rueda catalina. Su madera es muy resistente, generalmente pino de Cuenca.

22. PLUMAS: varas verticales que mantienen en perfecto estado la forma de la caperuza del molino. Son ayudadas en su tramo horizontal por las costillas.

24. PIEDRA REBOTE: situada en la parte posterior al eje. Descansa sobre unas maderas clavadas en las madres. Presenta todas sus caras planas, excepto la superior, donde aparece una escotadura en su mitad en forma de media luna. Sirve de tope y asiento a la parte ulterior del eje.

25. PRINGE DEL ANILLO: mezcla de sebo que se utiliza en el anillo para un mejor deslizamiento de esta pieza.

26. ANILLO: en la cúspide del cilindro, sobre el centro del muro, corre este anillo de álamo negro. Toda la estructura cónica descansa sobre esta madera, que permite por rozamiento el desplazamiento de la caperuza. Puede construirse también con una pletina de hierro, similar a la llanta de las ruedas, para conseguir mayor duración.

27. QUITAPAN: apoyo de la guitarra. Esta pieza está sujeta al banquillo.

28. PIEDRA VOLANDERA: gran bloque de pedernal, formado por 3 ó 4 fragmentos y unidos por una abrazadera de hierro. Mide 1,80 m. de diámetro y 25 cms. de grosor. Como su propio nombre indica giraba sobre la piedra solera.

29. PIEDRA SOLERA: presenta las mismas características que la anterior, con la diferencia de servir de soporte a la piedra volandera.

30. LINTERNA: está situada verticalmente sobre las piedras molederas. Transmite la fuerza desde la rueda catalina a la piedra volandera a través del engranaje de los dientes de la primera y sus propios husillos.

31. GUITARRA: maderamen utilizado para hacer correr el grano por la canaleja.

32. VENTANILLOS: se encuentran en la tercera planta, son un total de 8, empotrados en el centro del muro. Tienen 22 x 24 cms. y son el indicador de los diferentes vientos que penetran en el molino.

33. TOLVA Y CANALEJA: partes donde se deposita el grano y vierte hacia el eje de la piedra volandera.

34. BANQUILLO: bastidor de cuatro patas donde se apoya la tolva y canaleja. Asegura su apoyo por medio de cuatro maromas que lo protegen del movimiento de oscilación que produce el roce del eje de la linterna con el canal de la tolva.

35. BANCADA: banco de fábrica donde se apoyan las piedras molederas y el banquillo.

36. LECHINALES: estructura adosada a la piedra volandera en la zona de caída del grano.

37. LAVIJA: pasador metálico en contacto con la piedra volandera.

38. EJE DE LA PIEDRA: barra metálica de apoyo de la linterna. En su parte inferior, gracias a su forma cuadrada, permite un lento pero eficaz golpeo sobre la canaleja, para que ésta a su vez alivie la caída del trigo.

39. MARRANO: son dos enormes vigas de madera sin tallar. Representan el elemento sustentante de toda la maquinaria que se alza en la planta superior.

40. CANALON: permitía la salida de la harina d epitos, regulada a través de una pequeña palanca que hacía más fácil el depósito final del grano.

41. SALIDA HARINA TITOS: abertura por donde se produce la salida de la harina de titos, una vez seleccionada.

42. CONTRAPESO DEL ALIVIO: de forma ovoide y co nun peso de 5 k. estaba íntimamente relacionada con el grosor de la molienda.

43. SALIDA HARINA DE TRIGO: abertura por donde se produce la salida de la harina de este cereal.

44. MACHO DEL ASPA: maderamen donde se sujetan las 2 velas. Tiene una longitud de 11 m.

45. REMACHO: mástil algo más corto, aproximadamente 7 m. Está situado en la parte interior de las aspas y atraviesa por ambos lados, junto al macho y velas, el eje.

46. LECHINAL: especie de cuñas de fijación de las velas al eje.

47. PIEDRA BOLLEGA: está situada en la parte anterior del eje, donde se produce el contacto con las aspas. Tiene forma de media luna. Su función principal es servir de apoyo al eje.

49. PANECILLO: maderamen que gira sobre el anillo. sobre éste descansan las madres, y a su vez es complementado por el crucero.

50. CRUCERO: vigas que apoyadas en el panecillo del telar, dan conjunción al maderamen de apoyo de la sección cónica.

51. VELA DEL ASPA: cada aspa está formada por un palo largo y fuerte, denominado vela. Cada una mide 7,90 m. de larg y 2 m. de ancho, a lo que sumado el grosor del eje, 50 cm., nos da un total de 16,30 m.

LAS ASPAS DEL MOLINO DE VIENTO

Las aspas del molino de viento tienen que funcionar con una fuente de energía que tanto puede cambiar la velocidad como la dirección. En la mayoría de los modelos de molinos, las aspas pueden girar, de modo que siempre están de cara al viento. Para hacer frente a la variación de la velocidad del viento, es necesario modificar la superficie del aspa; dos modos de hacerlo  son las aspas de tela y las aspas de resorte.

 


ASPAS DE TELA

En la zona mediterránea, desde Turquía a Portugal, los molinos funcionan con aspas de tela. Consisten en un trozo triangular de tela, como si fuese la vela de una barca. Cuando varía la velocidad del viento, el molino pliega o despliega cada vela.


 


 

ASPAS DE RESORTE

Las aspas compuestas por tablillas de persianas reemplazaron a las de tela a finales del siglo dieciocho. Las tablillas pivotan sobre un resorte, abriéndose cuando el viento sopla y cerrándose cuando está en calma. De este modo se mantiene una fuerza constante por el viento en las aspas.



52. TELERA: son cinco filas de listones que atraviesan las velas en la sección longitudinal. Son realizadas con madera de pino.

53. PERNO: son piezas metálicas que unen las velas a los machos y remachos.

54. PIJOTE: extremo que sobresale en el eje del molino. sobre la base de este apéndice se colocaba una garrucha en función directa con la elevación de las aspas.

55. VENTANA DE LA CAMARETA: se abre en la segunda planta situada generalmente sobre la puerta.

56. PUERTA DE ENTRADA: es de una hoja, orientada generalmente hacia el sur.

57. GOBIERNO: eje de fundamental importancia, gracias al cual, se mueve por desplazamiento sobre el anillo todo el armazón cónico. Puede alcanzar los 14 ó 15 m. Se utiliza una madera muy fuerte como el álamo negro.

58. HITOS DE AMARRE: son un total de 9 piedras situadas alrededor del molino, a una distancia de éste de 6 m. Están semienterradas sobresaliendo lo suficiente para el amarre del borriquillo, aproximadamente 40 cms.

59. CADENA: elemento básico para sujetar el palo del gobierno al borriquillo.

60. ARBOLILLO: son dos piezas de madera que soportan el cilindro del borriquillo.

61. PATILLAS: sirven para el apoyo del borriquillo al hito de amarre. Tiene forma triangular para una mayor fijación.

62. MANIVELA: pieza de madera que se introduce en el cilindro del borriquillo por su parte superior, y sirve para enrrollar la cadena del palo de gobierno.

63. MESETA: apoyo horizontal de los arbolillos y cilindro del borriquillo.

64. BORRIQUILLO: freno que permite la sujección del palo de gobierno al hito de amarre.

65. RIENDAS: cadena de fijación que se apoya en la parte superior de los arbolillos y en los hitos de amarre.

66. GUARDAPOLVOS: funda de esparto para la piedra volandera.

67. ABRAZADERA: sirve para amarrar con más seguridad el eje del molino con su base.

69. CELLOS: aros metálicos que rodean la linterna para dar una mayor sujección a los husillos.

70. HUSILLO DE LA LINTERNA: son ocho pequeños pivotes verticales, con sus respectivas hendiduras, donde se apoyan los dientes de la rueda catalina.

71. CARCEL: sirve de apoyo al eje de la linterna.

72. GUIJO DEL BARRON DE LA LINTERNA: espiga situada debajo del eje vertical de las piedras.

73. PUERTA DE LA ALACENA: situada en la segunda planta. Se realizaba aprovechando el muro, y en ella se solían guardar diferentes aparejos del molino.

74. PIE DERECHO: no es una característica general del molino de viento. Su finalidad parece estar relacionada con la resistencia del piso de la segunda planta.

75. MUERTO: madero grueso que se introducía en una oquedad exterior del molino, perpendicular al muro y que estaba directamente relacionado con el ascenso de las aspas hasta las cajas del eje.

 

 

  Hazte un molinillo de viento

Necesitas:
un papel, una chincheta y una pajita (o un palito de madera o algo parecido)

Imprime este dibujo y sigue sus instrucciones.
1. Agarra un papel cuadrado. Y lo doblas por la mitad en diagonal, como indica el dibujo 1.
(Si partes de un folio A4, al doblarlo así, te va a sobrar un trozo de papel. Se lo has de cortar).
2. Vuelve a doblar la hoja por la mitad.
3. Luego, te quedarán marcadas las 2 diagonales del cuadrado. Corta hasta la mitad de cada diagonal partiendo de las esquinas.
4. Dobla las puntas una a una hacia el centro.
5. Cuando las tengas todas, pide a un adulto una chincheta.
6. Coloca la chincheta en el centro, de tal modo que pinche a las cuatro puntas y luego se quede pinchada a la pajita o al palito.

Y... ¡ya tienes tu molino!
Ahora saca tu molino al viento y mira cómo gira... Si no hace viento, puedes usar un secador, o soplar un rato...  ¡Ah!  Y no aprietes mucho la chincheta en la varilla, porque si está muy presionada no deja mover las aspas.

Versión moderna del Molino de Viento

LA TURBINA EÓLICA

Esta versión moderna del molino de viento ya no mueve piedras de molino, sino generadores. Para poder extraer la mayor cantidad posible de energía del viento, se utilizaban hélices giratorias enormes de hasta 100 metros. Los sensores del viento permiten que el ordenador (computador) de la turbina controle el movimiento de las hélices para realizar una producción de energía óptima cualesquiera que sean las condiciones del viento.

 

POSTES GIRATORIOS

El ensamblaje de la turbina gira sobre su propio poste bajo el control de un ordenador (computador) que asegura que las aspas de la hélice estén siempre de cara al viento.

 

CAJA DE CAMBIOS

La generación de electricidad es más efectiva a altas velocidades, por eso se usa la caja de cambios para aumentar la velocidad  del eje del generador

HÉLICE

Las superficies de las aspas de la hélice son como las del ala de un avión. están conectadas a un sistema de control para funcionar con la máxima eficacia.

 

A lo largo de la historia ha habido varios modelos de molinos de viento y de los cuales se pueden hacer grupos:

  • De eje vertical
  • De arrastre diferencial
  • De pantalla
  • De válvulas abatibles
  • De palas giratorias
  • De variación cíclica de incidencia de palas fijas
  • De variación cíclica de incidencia de palas móviles
  • De eje horizontal
  • Molinos de viento clásicos
  • Eólicas lentas
  • Eólicas rápidas